Share Button

La exposición reúne más de cien esculturas, platas, grabados, serigrafías y litografías originales del artista español, muy variadas técnicas y materiales.

“El Surrealismo de Dalí”, una muestra que reúne más de cien esculturas, platas, grabados, serigrafías y litografías originales de Salvador Dalí, uno de los máximos referentes de ese movimiento artístico, llega al Centro Cultural Borges de la Ciudad de Buenos Aires, el espacio de Viamonte 525.

Con obras gráficas originales del reconocido artista español, la muestra abarca un periodo que va desde la década del ´50 al ´80 y que comprende muy variadas técnicas y materiales.

Se trata de esculturas, platas, grabados, serigrafías y litografías originales pertenecientes a una colección privada, y que fueran cedidas por Enrique Sabater, secretario y administrador de Dalí desde el año 1968 a 1980,  para ser exhibida en forma itinerante en América Latina como forma de divulgación de la obra daliniana y aporte cultural a las artes plásticas

“El Surrealismo de Dalí” se presenta bajo la curaduría de Ignacio Shanahan y en la misma se pueden destacar las siguientes Series: del Tarot, Daliniana, los Apóstoles, Casanova, entre otras.

La exhibición, que se extenderá desde el jueves 16 de mayo hasta el 11 de agosto, podrá verse de lunes a sábados de 10 a 21, y domingos y feriados de 12 a 21, con una entrada general de 250 pesos, y de 200 pesos para estudiantes y jubilados.

LEA TAMBIÉN:

Quinientos años sin Leonardo Da Vinci

El movimiento surrealista tuvo su génesis en 1917 con el poeta Guillaume Apollinaire -que ya le da el nombre de Surrèalisme– y con el manifiesto que el poeta rumano Tristán Tzara publicó en 1918, en el que afirmaba el principio de la irracionalidad, la rebeldía y la negación. Se consolida como movimiento en Francia en 1924 con la edición del “Manifiesto Surrealista” de André Bretón, quien lo define como “Automatismo psíquico puro con ausencia de todo control ejercido por la razón y de toda preocupación estética y moral”.

El hermético grupo y la élite del surrealismo lo conformaban entre otros, Tristán Tzara, Paul Elluard, Hans Arp, Yves Tanguy, René Crevel, René Magritte, Joan Miró, y su pope mayor, André Bretón.

Fue aceptado tardíamente Salvador Dalí, quien acuñó la frase “El Surrealismo soy Yo” al ser expulsado del mismo, convirtiéndose en un paradigma de todo el arte contemporáneo y de este movimiento particular, su mayor exponente.

Dalí desarrolló su Método Paranoico-Crítico que es llevar la mente en forma consciente al borde de la locura, provocarla, pero sin traspasarlo y crear dentro de ese límite crítico.

Estas informaciones de la vida íntima y obra de Salvador Dalí, sus técnicas, materiales, asociaciones libres y sus decires, acompañan al público a lo largo del recorrido de la muestra a través de textos y paneles explicativos pensados para enriquecer la experiencia surrealista tanto del curioso principiante como del experto en Dalí.

Sorprenden las series de plata, pues son muestra de la variedad de técnicas dominadas por el genio catalán. En la serie de “Las Profesiones” de serigrafía sobre plata se destacan El Médico, El Abogado, El Arquitecto y el Diseñador de Modas, realizadas en hasta 12 colores.

Share Button