Share Button

Una novela gráfica, publicada por editorial Delcourt, recreada un fragmento de la fascinante vida de la artista mexicana en el que se topa con el exiliado líder político.

 

Se presentó en Francia la novela gráfica Frida Kahlo, un lanzamiento de la editorial Delcourt en el que el guionista Jean-Luc Cornette y la dibujante Flore Balthazar recrean en 128 páginas de historieta un fragmento de la fascinante vida de la artista mexicana.

Las viñetas del cómic “Frida Kahlo. ¿Para qué quiero pies si ya tengo alas para volar?” transcurren en México, en 1937, cuando Frida Kahlo, artista y mujer libre, recibe en su casa a Léon Trotsky, forzado al exilio por la persecución política que sufrió en la Unión Soviética por parte del stalinismo.

Las acciones culminan continúan hasta el asesinato del líder político que se produce cuatro años más tarde a manos del agente soviético español Ramón Mercader.
.
El propio Trotski, la artista y Diego Rivera, su tumultuoso marido, vivirán aventuras, a plena pasión, sueños, arte, política, risas y lágrimas. Tres destinos entrelazados a lo largo de cuatro años de revolucionaria intensidad.

”No volvamos juntos a La Casa Azul. Sal primero, te sigo en media hora”, le dice Trotsky a Frida, ambos desnudos en la viñeta, con el fondo pastel de la tarde de 1937.

El singular matrimonio entre Frida y el Rivera, alejados de los convencionalismos burgueses e instalados cada uno en una casa independiente, recibió disidente soviético y a su mujer, perseguidos ferozmente por Stalin.

Eras los días de mayor éxito de Diego Rivera, estrella internacional que podía incluso permitirse ofender a las poderosas estirpes financieras al ocultar un retrato de Lenin en un mural que le habían encargado para decorar la entrada del que sería el Rockefeller Center de Nueva York.

El desmesurado pintor, mujeriego empedernido y devoto de su musa pintora, abre las puertas de su mundo y del de Frida a Trotsky, que participará en los enredos amorosos de la pintora en una casa donde la libertad de movimientos era la norma y los celos la excepción.

Share Button