Share Button

La compleja y original composición de Freddy Mercury fue incluida en el disco «A Night at the Opera», publicado el 31 de octubre de 1975 y presentada en vivo ese mismo año.


«Bohemian Rhapsody», uno de las canciones icónicas de Queen, cumple cuatro décadas de vida, luego de su llegada a las bateas en el disco «A Night at the Opera», publicado el 31 de octubre de 1975.

Este tema, con letra y música de Freddy Mercury y sin participación autoral del resto de los integrantes del grupo, fue presentado formalmente en sociedad en vivo en Liverpool en noviembre de 1975.

A pesar de la complejidad de tocarlo en vivo, tras el estreno, el tema fue parte del repertorio en todos sus conciertos a partir de entonces, incluido también en la última actuación de Mercury, el 9 de agosto de 1986, cinco años antes de su muerte.

La canción marcó una época en la historia del rock y también en la del propio grupo, aunque no dejó descendientes porque ninguna otra banda se atrevió a incursionar en una creación de estas características.

Con una estructura inusual en el mundo del rock y del pop, esta canción sorprendió con armado más cercano a una rapsodia clásica que a cualquier composición de música popular de la que se tenga registro.

Con su particular y original estructura, el tema no cuenta con estribillo, parte esencial de una composición de rock, y se despliega durante casi seis minutos en seis secciones claramente definidas por el autor.

Luego de una introducción a capela ya tres voces, continúan una balada, un solo de guitarra, un segmento operístico, una sección de potente rock & roll y una coda que retoma el tempo y la tonalidad de la balada introductoria.

La grabación de la verdadera obra de arte se desarrolló en seis estudios diferentes durante tres semanas y se exprimió al máximo la tecnología disponible en los ’70 para lograr el objetivo planteado para desarrollar en esa ambiciosa composición.

Tras una cautelosa recepción original de la prensa especializada, «Bohemian Rhapsody» vendió seis millones y medio de copias como simple, colocándolo como una las canciones más exitosas de la banda británica y como el tercer single más vendido de la historia. Además, el clip promocional de tema sigue teniendo difusión en las cadenas televisivas de videos musicales y continúa acumulando reproducciones en YouTube.

Al margen de la compleja estructura, el tema también sumo popularidad por las múltiples interpretaciones de la letra que fueron materia de análisis durante décadas por los fans del grupo, que arrojaron incluso que el autor del tema habla en la canción sobre su propia elección sexual.

«Scaramouche», uno de los términos que se repite en la canción, es uno de los personajes de la comedia del arte, el teatro improvisado italiano del siglo XVI, un bufón que siempre se las apaña para salir de las situaciones entrecruzadas en las que se mete.

Mientras que el nombre de «Galileo» bien podría haber sido escrito en referencia a Brian May, que estudió en Física y Astronomía en el Imperial College de Londres en 1968.

Por su parte, en un documental de la cadena BBC sobre el proceso de creación de «Bohemian Rhapsody», Roger Taylor comentó que el verdadero significad de Londres de la canción es «claramente de autoexposición, con sólo unas pequeñas partes sin sentido en el medio».

Este clásico tuvo un tendal de versiones, como las de Elton John, Axl Rose, Robbie Williams y la Orquesta Filarmónica de Londres, entre otros, que interpretaron una pieza con una estructura más similar a una rapsodia clásica que a un tema de rock. Incluso los mexicanos de Molotov en “Rap, soda y bohemia”, hicieron su propia versión en clave satírica.

El video oficial de «Bohemian Rhapsody»

Visits: 157
Share Button