Share Button

Por Edgardo Solano

Un repaso la historia de este álbum doble que grabaron a dúo el Flaco y el rosarino hace tres décadas y que aglutina grandes composiciones de ambos y un par de perlas.

Era muy difícil contener el ímpetu de Fito para la realización del disco. Yo estaba entusiasmado, pero él estaba loco”, dijo Luis Alberto Spinetta, según consta en el libro “Crónicas e iluminaciones” de Eduardo Berti, sobre la energía del rosario para llevar adelante el proyecto a dúo que se plasmaría en el álbum doble “La la la”, el único disco que grabaron ambos como dueto.

El álbum fue grabado velozmente entre agosto y octubre de 1986, hace exactamente 30 años, y con unas 300 horas de estudios le bastaron a este dúo para dejar registrado un disco doble, al que se llegó por la cantidad de material acopiado entre ambos.

Spinetta, a pesar de haber liderado varias bandas, nunca había pasado por la experiencia de grabar un disco a dúo. Atrás habían quedado algunos intentos, como un dueto con Pedro Aznar y otro, también fallido, con Charly García. Esta esperada unión con el Bicolor, entre dos músicos que eran el River Boca de la incipiente futbolización del rock argentino, quedó trunca y al menos quedó para la posteridad “Rezo por vos”, una hermosa composición firmada por los dos.

Cuando comenzó a gestarse el proyecto, el Flaco ya era un consagrado desde hacía al menos una década y Fito, en aquel 1986, se perfilaba para serlo. Ya había pasado por la banda de Juan Carlos Baglietto y luego fue parte del grupo de Charly García, e inclusive secundó a Litto Nebbia en algún show, por lo que sólo le faltaba tocar con uno de sus ídolos de la adolescencia. Para entonces, el rosarino había editado un par de discos, incluyendo a “Giros”, y un maxi simple, un escueto álbum de cuatro temas.

“Él había escrito una canción, ‘Dejaste ver tu corazón, especialmente para mí; un día me la mostró y así nació la idea del álbum, aunque finalmente incluimos la canción pero cantada por él”, señala por aquellos días el Flaco sobre el punto de partida de ese encuentro artístico.

Poco después del proceso de grabación, el 7 de noviembre de 1986, asesinaban a apuñalas a la abuela de Fito, Delma Ramírez de Páez; a Josefa Páez, su tía abuela; y Fermina Godoy, empleada de la casa que se encontraba embarazada.

Entre las 20 canciones que completan este trabajo hay grandes composiciones de cada músico. Spinetta firmó, entre otras, “Tengo un mono”, “Asilo en tu corazón”, “Cuando el arte ataque” y “Un niño nace”. Mientras que Páez es el auto de “Folis Verghet”, “Inst – taneas” y “Parte del aire”, entre otros. Ambos compusieron “Hay otra canción”, que además cierra el disco

Además, el álbum tiene una versión de “Grisel”, de Mariano Mores y José María Contursi y “Retrato de bambis”, una composición instrumental de Carlos Franzetti.

Secundaron a este dueto la banda habitual de Fito, músicos de sesión e invitados estelares como Machi Rufino y el mencionado Franzetti, con sus geniales arreglos de cuerdas.

“Fue uno de los mejores discos que hice”, dijo Spinetta, aunque también se reprochó que hubo escasas composiciones en conjunto y también pocos temas a dos voces. Como otra asignatura pendiente, el Flaco remarcó que lo tocaron pocas veces este material en vivo y da en el clavo porque sólo fueron seis shows en los que se presentaron con el repertorio de “La la la”.

A pesar de estos detalles, el álbum se erige como una pieza clave en la discografía de ambos y va más allá de lo anecdótico del encuentro entre estas dos figuras. Además, los 20 tracks están a la altura de esta cita histórica, tanto de los compositivo y de los cuidados arreglos que tuvieron en la grabación.

Años después flotó la posibilidad de hacer un continuador de “La la la” que iba a llamarse “Ánima bendita”, que nunca llegó a concretarse y que iba a incluir composiciones populares y también la participación de internados en hospitales psiquiátricos. Luego de esta experiencia, el Flaco no volvió a grabar en formato de dueto, mientras que Páez reincidió con el español Joaquín Sabina y luego con el brasileño Paulinho Moska.

Tema por tema:

Folis Veghet: el disco abre bien arriba con este tema de Fito, que juega con las palabras, mezclando el famoso cabaret francés Folies Bergère, con expresiones relacionadas con la locura y la sexualidad

Instan – taneas: el mejor tema del rosarino de este álbum. Juega con paisajes de Buenos Aires y los coros de Fabiana Cantilo y Fabíán Gallardo hacen el resto.

Tengo un mono: con cierto aire oriental, la letra de Spinetta enumera una cantidad de cosas que tiene el narrador, pero nunca dice tener un mono.

Retrato de bambis: un intermezzo instrumental interpretado por una orquesta de cuerdas según un arreglo musical de Carlos Franzetti, el autor de tema.

Asilo en tu corazón: esta balada del Flaco una de más bellas composiciones del disco y que cuanta además con uno sutiles arreglos de cuerdas.

Dejaste ver tu corazón: este tema abre el lado B del primer disco y es un hermoso vals firmado por el rosarino.

Sólo la la la: un tarareo como excusa del título de la placa, igualmente bien logrado.

Grisel: versión del tango Mariano Mores y José María Contursi con la voz distorsionada de Luis para acentuar algunas frases.

Serpiente de gas: una composición de Spnietta influenciada en las lecturas de Michel Foucault. El tema cuenta con Pino Marrone como violero invitado.

Todos estos años de gente: cierra el primer disco este bello tema de Luis Alberto con una letra que traza una pintura social y urbana, con los Falcon de la dictadura incluidos.

Carta para mi desde el 2086: Fito se escribe una líneas a sí mismo desde un futuro incierto y poco esperanzador.

Jabalíes conejines: una suerte de fábula con varios animales como protagonistas que aumentan la frondosa fauna spinettiana.

Parte del aire: una de las gemas de disco. El rosarino se dejo llevar por aire litoraleño y del Paraná para esta canción de amor para sus padres, ya fallecidos por entonces.

Cuando el arte ataque: Spinetta se pregunta provocativamente quién podrá resistir el embate artístico en el este tema que cuenta con Machi como invitado estelar.

Pequeño ángel: hermoso y breve tema del Flaco que formó parte de su repertorio solista por muchos años.

Arrecife: Spinetta despliega su pluma en esta canción que va entre la ambigüedad de las cosas y la complementación de los opuestos.

Estoy atiborrado por tu amor: una furibunda canción de amor en tiempo de vals que cierra una seguidilla de temas de Spinetta.

Woycek: un tema instrumental de Fito, inspirado en la imágenes de la película homónima de Werner Herzog.

Hay otra canción: el único tema compuesto por ambos y que quedó excluido absurdamente de varias reediciones en CD.

“Asilo en tu coarazón”, de “La la la”, en el concierto de Spinetta y Las Bandas Eternas

Share Button